Camilo José Cela y su amigo Robert Graves, quien vivía en Deià, fueron portada de El Caso con un artículo escrito y creado por ellos mismos.

LAVADO Y PLANCHADO DE CEREBROS AL POR MAYOR
Fuerzas de la poesía secreta han descubierto, tras activas pesquisas, una siniestra organización que tenía amedrentados a los intelectuales que pasaban por la isla de Mallorca. Llegaban rozagantes y dispuestos a desarrollar su materia gris bajo el cielo límpido de la Isla Dorada. Pero, ¿en qué estado eran devueltos a sus hogares? Tal era la pregunta que martirizaba a los investigadores al enfrentarse con aquellos tristes despojos humanos de que quienes poco antes habían sido gala y ornato del jardín de la inteligentzia española. Era un caso claro de convertibilidad de unos cerebros esplendorosos, sometidos a un cruel y despiadado lavado y planchado.

Aunque, como es norma en nuestra publicación, respetamos el secreto de sumario, nuestros equipos informativos han podido levantar una punta del tupido velo que cubre el siniestro "drama de los cerebelos", como llama la voz popular a este caso.

Parece ser que los desdichados intelectuales eran atraídos por la deslumbrante hermosura de "Quintanita de Jerez", espléndida belleza típicamente andaluza, de grandes ojos y provocativo caminar. "Quintanita", ligada en turbio contubernio con Ugeino, "el degustador de cadáveres", atraía a poetas, periodistas, críticos e incluso médicos psiquiatras a la guarida de los jefes de la banda. Roberto "el Tumbas" y Camilín "el Ilustrado". Y eran estos dos lóbregos individuos los que procedían al lavado y planchado de los cerebros de nuestros más insignies patriotas.

Rumores no confirmados parecen señalar a estos dos delincuentes como agentes de una destacada potencia europea. Las escurriduras de los cerebros sacrificados eran inmediatamente enviadas a la capital de dicha potencia, actuando de enlaces Tonio "el Querrigano" y Alastair, "el flautista cachondo".

Fueron todos sorprendidos en una amplia redada de nuestras fuerzas de poesía secreta en la suntuosa mansión de Roberto "el Tumbas", cuando la mayor parte de los componentes de la banda se entregaba a los mayores excesos alcohólicos. "Quintanita de Jerez" logró huir, hábilmente disfrazada de potentado inmobiliario. Las autoridades mallorquinas gestionan su extradición.

Dirige el proceso, con su pericia habitual, el digno magistrado don Rodero Cantamañana, asistido del forense Pepe Calveto Benefactor.

ULTIMA HORA

Han resultado encartadas otras dos individuas. Rosarito "la Bienhecha" y María "la del Butano" en calidad de encubridoras. Damos en exclusiva las fotos de víctimas y autores directos.
(El Caso, número 376)